HABLA CON TUS PADRES

Si tus padres inician la plática sobre las drogas y el alcohol, empiézala tú. (¡En serio!) Háblales sobre como tú ves que ellos interactúan con el alcohol y que te hace pensar sobre el tema.

Acércate a tus padres cuando no estén ocupados o distraídos con otra cosa. Puedes iniciar con un ¿podemos hablar? o ¿Es este un buen momento para hablar? El salir en el auto con ellos o salir a caminar son buenos momentos para hablar.

Si se te hace difícil encontrar un momento sin distracciones diles claramente “Necesito hablar con usted, ¿cuándo tienen tiempo?”

Planea lo quieres decir y que quieres preguntar. Si es necesario, escribe las ideas más importantes.

Cuando llegue el momento de hablar con tus padres se honesto, directo y trata de no argumentar.

¿Crees que tienes un problema con el alcohol o las drogas? No tengas miedo de hablar con tus padres. También puedes hablar con otro adulto y pedirles que hablen con tus padres. Si tienes un problema es importante que le pidas ayuda a alguien.