Grupo de Enfoque de Jóvenes

En Agosto y septiembre del 2016, OMNI condujo grupos de enfoque con adolescentes de preparatoria para aprender sobre las opiniones y actitudes de los jóvenes sobre el uso del alcohol, marihuana y medicamentos recetados.

El alcohol y marihuana son las sustancias que los jóvenes reportan haber usado. Los participantes sienten que el uso del alcohol es un problema puesto que es muy asequible y comúnmente usado, especialmente el consumo en grandes cantidades en fiestas. Los jóvenes comentaron que debido a la legalización de marihuana en Colorado, es más aceptable que ellos usen la sustancia.

El uso de medicamentos recetados se reporta menos puesto que no es socialmente aceptable, y lo asocian con alguien que tiene una adicción.

La mayoría reporto usar alcohol para encajar en situaciones sociales, mientras muchos reportaron usar marihuana como forma de escapar de los sentimientos de depresión y ansiedad. Medicamentos recetados son usados como auxiliar en sus estudios y para mantenerse despiertos.

¿Qué se reportó como la razón más importante para no usar sustancias? El temor de cómo puede impactar la universidad, su carrera, o sus prospectos y deportes. El segundo temor es el ser descubierto ya sea por sus padres u otros adultos de confianza.

La mayoría de participantes reportaron haber tenido una conversación sobre el abuso de sustancias con algún adulto; con más frecuencia la conversación se centro en el abuso del alcohol. El abuso de medicamentos recetados fue el menos mencionado.

La preocupación más grande de los jóvenes sobre el iniciar una conversación con adultos sobre el abuso de sustancias es el meter en problemas a sus amistades; el temor de que sus padres ya no les permitirán mantener algunas amistades.

El temor de que la relación con el adulto cambie debido al tema de conversación también impidió que hablaran abiertamente del abuso de sustancias.

En respuesta a estos hallazgos, algunas tácticas podrían incluir el dar recursos a los jóvenes que sean educacionales, relevantes a su etapa de desarrollo, y que sobrepasen los efectos negativos y tácticas atemorizantes; asociarse con las escuelas para crear un espacio seguro para tener estas pláticas; el apoyar discusiones sobre todos los abusos de sustancias, no solo de alcohol o marihuana.

Para leer el reporte completo, oprima aquí.